Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

De cómo contamos lo que pasa en el mundo

Nos hemos pasado años quejándonos de que la gente no se movía, no colaboraba. Decíamos que “nuestros temas” no interesan a la sociedad, que la gente no se mete “en política” (toda nuestra propuesta es política) y que luchábamos contra toda la potencia desmovilizadora del sistema. Un sistema cuya punta de lanza visible eran los medios de comunicación, que no prestaban la suficiente atención a esos temas, o que no los abordaban desde los puntos de vista adecuados. En consecuencia, la gente no tenía la información que les permitiera reaccionar frente a esas situaciones injustas, y apoyar nuestros esfuerzos para cambiarlas. En 2011, como a todo el mundo, la eclosión a lo largo de todo el mundo de movimientos sociales (informados y con capacidad de propuesta) pilló a las ONG tradicionales por sorpresa. Como a todo el mundo, si, pero se supone que nosotras tenemos esa conexión con la base, con las inquietudes de la gente, y que podíamos verlo venir. Y no fue así. El hecho es que a la gente sí …

Entradas más recientes

De oenegera a oenegera

Cuando a toda una generación se le roba el derecho a soñar con un futuro mejor...

El altruismo está demodé

Hoy me importa más que nunca...

La importancia de llamar a las cosas por su nombre

De divinas y de humanos (ropa de lujo en la miseria)

Siham, la novia siria

El olivo, símbolo de la paz (y de la resistencia)

Peligro, minas

El mail largo que escribí al volver de Haití